otras locuras

Visitamos la fábrica de caldos Aneto

lunes, octubre 29, 2018

Cómo se hacen los caldos Aneto

Ojalá pudiésemos conocer dónde se fabrican todos los alimentos que comemos, ¿verdad? No hace mucho tuve la suerte de poder viajar a Artés, en Barcelona, a la fábrica de caldos Aneto. ¿Los conoces? Desde hace unos años son los que solemos tener en casa para hacer fideuás de pollo, purés de puerro y patatas con salmón ahumado, legumbres o una sencilla sopita para quitarnos el frío de los días de otoño e invierno.

Cómo se hacen los caldos Aneto

El día del viaje a la fábrica de Aneto la lluvia fue la protagonista, anegó Barcelona y el ambiente invitaba a disfrutar aún más de la visita que con tanto cariño preparó Josep Ramon, responsable de marketing. Allí nos reunimos Rocío de Kids and Chic, Annabel de La nave del bebé e Isabel de La madre del pollo para conocer los entresijos de la fábrica de uno de los caldos con más calidad que hay actualmente en el mercado. Si los has probado sabes de lo que te hablo.

Todas las estancias tenían carteles que anunciaban nuestra llegada y los empleados nos recibieron con mucho cariño y atención. Nos pusimos "guapísimas" con gorros, batas y calzas desechables, dejamos los móviles en las taquillas y ¡listas para conocer cómo hace Aneto sus caldos!

Cómo se hacen los caldos Aneto

Lo primero que nos impresionó (a parte del olor riquísimo a caldo) fue que la estancia donde elaboran sus productos no fuese grande. Cuatro ollas gigantescas con capacidad para 3000 litros cada una son las encargadas de preparar los diferentes caldos de la marca de una manera totalmente tradicional, a fuego lento, con verduras, carnes y pescados de primera calidad. Sí, como en casa. En ese mismo espacio pudimos probar el caldo recién hecho en las ollas antes de que pase por el proceso de UHT (calentar el producto a temperaturas que oscilan entre 150 y 200 °C, seguido de un rápido enfriamiento, no superior a 40°C, esto garantiza que el producto no se contamine mediante el envasado aséptico) que es el caldo que llega a nuestras casas y que se conserva durante unos nueve meses aproximadamente. Este proceso es el que hace que no necesite ningún conservante. Y, algo que es tremendamente importante (si tienes peques con algún tipo de alergia o intolerancia esto te interesa) es que no encontrarás trazas de ningún otro ingrediente que no sean los que se utilizan para ese caldo en cuestión. Las ollas se limpian exhaustivamente tras la elaboración del caldo, de modo que ese tipo de contaminación es imposible que exista. Además, sus caldos están libres de lactosa, gluten y huevo (puedes comprobar aquí su tabla de alérgenos).

Cómo se hacen los caldos Aneto

Vimos también el almacén de los productos, donde seleccionan los que son adecuados para mantener la calidad de los caldos Aneto y la zona de producción, que es de lo más hipnótica con sus briks circulando por las cintas, los brazos mecánicos..., y almacenaje y preparación de envíos.

Pero, sin duda, uno de los datos que más nos gustó conocer (además de ver que realmente son caldos 100% naturales) es que Aneto obtiene parte de sus productos de un huerto ecológico situado a pocos kilómetros de la fábrica, en el que trabajan jóvenes en peligro de exclusión social y algunos de ellos, además, pueden llegar a formar parte de la plantilla de la fábrica, que actualmente ya ha crecido hasta alcanzar los cien trabajadores aproximadamente. Aunque el número de personas que trabajan allí empieza a ser ya considerable, durante toda la visita tuvimos la sensación de estar en un negocio muy familiar que comenzó como un secadero de jamones. Y como, afortunadamente, el mal tiempo dio un respiro y salió el sol, Josep nos llevó a ver de primera mano ese huerto en el vehículo oficial ¡una experiencia inolvidable, ja, ja, ja, ja!

Cómo se hacen los caldos Aneto
Cómo se hacen los caldos Aneto

Para terminar la visita y reponer fuerzas antes de volver a nuestras casas, nos ofrecieron una riquísima comida en la cocina de la fábrica. Allí es donde hacen las pruebas de los caldos que van sacando al mercado (ya tienen más de 26 variedades).

Cómo se hacen los caldos Aneto

Mil gracias a todos por el recibimiento, por abrirnos las puertas de vuestra casa con tanto cariño y dejarnos ver qué es lo que se cuece (nunca mejor dicho) dentro de la fábrica de Aneto. Si antes érais un indispensable en nuestra cocina a partir de ese día la tranquilidad de estar dándole a mi familia productos 100% naturales es total.


¿Conocías los caldos Aneto? ¿Sueles utilizarlos en tu cocina?



Te puede interesar también

2 Comentarios sobre el post

  1. Los conozco y son los únicos que utilizo de brick.
    O lo hago yo en casa o utilizo Aneto.
    Son los únicos que me saben bien, a caldo casero.
    Y el de Navidad... Mmmmmmm, es mi perdición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ese es la perdición! Qué ganas ya de volver a tomarlo :)

      Eliminar

En cumplimiento de lo establecido en el Reglamento (UE) 2016/679 (RPGD), la L.O. 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal, Gololo&Toin le informa de que los datos necesarios para realizar un comentario NO implican suscripción al boletín del blog ni serán almacenados en ningún fichero propiedad de Gololo&Toin blog.

No obstante, si observa cualquier anomalía puede comunicárnosla al correo del blog para subsanar cualquier error:

• E-mail: hola@gololoytoin.com