bebé

Diario de una premamá (25)

lunes, septiembre 29, 2014

LLANES

Mi suegra quiere regalarnos una minicuna. Es un producto al que a priori, no veo mucho sentido teniendo en cuenta que ya tengo una cuna, pero la insistencia de mi suegra y de mi hermana (que considera la minicuna un "must" para el bebé) hace que nos dobleguemos. Eso sí, descartamos “hipotecarnos” para adquirirla y eso es  difícil teniendo en cuenta que todos los modelos son más caros que cualquier cuna (lo que nunca llegaré a entender ya que es más chiquitaja y por tanto lleva menos material).


Decido entonces sumergirme en Internet para buscar una de segunda mano. Se ve que no soy la única premamá que se niega a pagar 300 euros por una minicuna ya que las que publicitan por menos de 100 euros vuelan. Tras varios intentos fallidos, al fin, consigo quedar con una madre que aún no ha vendido su minicuna, y probablemente no lo ha conseguido  porque vive en Llanes, es decir, bastante lejos del centro de Asturias donde se ve que nos concentramos casi todas las preñadas de este 2014

Decidimos ir el domingo para aprovechar el día. Si la minicuna no nos convence al menos pasaremos un gran día en una de las playas del concejo.  Sin embargo, me enamoro de ella nada más llegar a la casa de la vendedora. Es rollo romántico, con un precioso dosel que está en perfecto estado. Jota recoge la mercancía y decidimos ir a celebrar nuestra adquisición a una de las playas más originales de Asturias: la de Gulpiyuri.

Al aparcar nos damos cuenta de que la marea está baja y que la playa es tan sólo un charquito en el que se están bañando 10 personas. Un poco decepcionados decidimos inspeccionar los alrededores para descubrir nuevos emplazamientos. Nuestro espíritu aventurero nos hace meternos con el coche por un camino que comienza a estrecharse por momentos.  Jota va lento teniendo en cuenta que el asfalto brilla por su ausencia, que el caminito se ha llenado de baches y que yo me empiezo a agobiar un poco. Justo cuando estamos pensando ya que no encontraríamos civilización alguna jamás de los jamases, conseguimos  dar media vuelta y encontramos una carretera de este siglo que nos lleva  a una playa  donde pasamos un maravilloso día.

 Me quedan apenas cinco días para cumplir la semana 37 por lo que he de aprovechar a meterme en el mar. Me han dicho que tras pasar esa fecha sería peligroso bañarme por si rompo aguas y no me doy cuenta. Y me encanta meterme en el agua, me siento ligera pese a que en secano tengo la sensación de ser un elefante.

Llegamos tarde a casa, y tras una cena ligera los dos caemos derrotados en el sofá. Me despierto a la una y decido abandonar ahí a Jota y trasladar mi megacuerpo a la cama. “Bastante mal duermo ya como para dormirme con el cuello torcido”, me digo. Tras lavarme los dientes y construir mi fortín de cojines, me tumbo. Nada más cerrar los ojos noto humedad entre las piernas… “¡Será posible!,¡ me estoy meando!” Pero no lo puedo contener…algo me pasa… “Oh, oh”. De un salto salgo de la cama….


“Jota, Jota….. ¡he roto aguas!!!”


Te puede interesar también

6 Comentarios sobre el post

  1. Cómo entiendo esa sensación de ligereza en el agua! Yo iba a natación sólo por eso! jajaja. Preciosa la minicuna, me encanta! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síiiiiii, una se siente menos "ballena" jajajajaja. Gracias! Un beso!

      Eliminar
  2. Ayyyy que me he quedado como cuando te cortan el episodio de tu serie favorita hasta la próxima semana...!!!
    ¿Rompiste aguas? ¿Y qué tal? Bueno, supongo que ésto es para la próxima entrega, verdad?.
    Por cierto, la minicuna es preciosa!
    Un beso,

    Manuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejejeje... Ya queda menos! El próximo lunes seguimos ;p. Besos!

      Eliminar
  3. La minicuna una pasada, es de cuento. Creo que nunca he ido tanto a la playa como cuando estaba embarazada, me encantaba esa sensación, era una pasada. Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es genial esa sensación, verdad? La minicuna... Es muy bonita sí, gracias! Un beso!

      Eliminar

En cumplimiento de lo establecido en el Reglamento (UE) 2016/679 (RPGD), la L.O. 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal, Gololo&Toin le informa de que los datos necesarios para realizar un comentario NO implican suscripción al boletín del blog ni serán almacenados en ningún fichero propiedad de Gololo&Toin blog.

No obstante, si observa cualquier anomalía puede comunicárnosla al correo del blog para subsanar cualquier error:

• E-mail: hola@gololoytoin.com