escuela de padres

Mi hijo es tímido, ¿debo preocuparme?

miércoles, agosto 31, 2016

timidez-psicología-escuela-de-padres

Mirada esquiva, se esconde cuando le hablan, se pone rojo, no le gusta ser el protagonista, le cuesta hacer amigos, se queda callado cuando le hablan…son las típicas conductas de los niños tímidos.
Un niño tímido por definición es aquel que evita el contacto social y siente cierta incomodidad ante las relaciones interpersonales.

Mi bebé tiene 10 meses. Se esconde como una avestruz cuando alguien que no conoce le habla, no permite que nadie la cargue, se pone muy tensa y llora cuando muchas personas al mismo tiempo le hablan -es que ella es muy tímida- yo les digo. Cierto es que, cuando está en mis brazos o en su cochecito sonríe a todo el mundo y después de pasar cierto tiempo con alguien empieza a abrirse y a jugar con esa persona.

¿Un niño tímido será así toda su vida?

No. Hay bebés y niños que pueden ser muy tímidos en ese periodo de la vida, pero a medida que crecen y van adquiriendo nuevas experiencias se vuelven más sociables. A pesar de que existen factores genéticos que determinan ciertos rasgos de la personalidad (el temperamento) también hay otros muchos factores que intervienen en su composición como influencias sociales, familiares, medio-ambientales, experiencias vitales, madurez, que irán perfilando y consolidando la personalidad de nuestros hijos.


La timidez en los niños: ¿Estamos frente a un problema o trastorno de la personalidad?

Depende.
La timidez no está clasificada como un trastorno de personalidad en sí misma (según DSM-IV). Sin embargo, cada vez somos más conscientes de la importancia de las relaciones interpersonales para formar una personalidad estable y sana, por lo tanto, un niño que tenga dificultades para relacionarse con otras personas, puede acarrear varios problemas como baja autoestima, incapacidad para expresar sus ideas, dificultad para alcanzar sus metas, aislamiento social, bullying
Pero tengo que aclarar que cuando hablamos de timidez, tenemos que referirnos a diferentes grados: No es lo mismo un niño que sea tímido sólo frente a niños que no conoce o a la hora de hablar en público pero que fuera de esas situaciones incómodas se desenvuelva bien, que un niño que frente a casi cualquier situación social se sienta desbordado y paralizado, como el caso de los diferentes trastornos autistas.
También es posible que la timidez esté enmascarando otros problemas más graves como: ansiedad de separación, fobia social o depresión.
En cualquier caso, nos encontramos frente a un problema cuando el grado de timidez incapacita al niño a desenvolverse adecuadamente en su vida o está afectando seriamente a su calidad de vida.
Concretemos el grado de timidez de tu hijo:
Antes de que salten todas las alarmas y nos pongamos en la peor situación, es importante concretar de qué estamos hablando cuando definimos a nuestro hijo como tímido.
Estas son algunas pautas, para que perfiles en qué situaciones tu hijo reacciona con timidez:
  • Hecho desencadenante: ¿Tu hijo es tímido desde que lo recuerdas o se ha vuelto tímido a raíz de algo? Como un cambio de colegio, una separación, un cambio de ciclo escolar..
  • Situaciones: ¿Notas que es tímido sólo ante ciertos eventos o situaciones? por ejemplo al hablar en público, frente a las chicas/os, cuando tiene protagonismo..
  • Lugares: ¿Tu hijo es tímido sólo en ciertos lugares? Como una fiesta donde no conoce a nadie, sitios con mucha gente, sólo en el colegio..
  • Personas ¿Ante qué tipo de personas es más tímido? Con adultos, niños demasiado habladores, personas que no conoce..

Lo que necesita un niño tímido.

Algunos autores afirman que los niños tímidos suelen carecer de falta de confianza o seguridad en sí mismos, pero no estoy de acuerdo del todo.
Coincido en el gran valor que tienen las relaciones interpersonales y la necesidad que tenemos de comunicarnos unos con otros.
Pero, quienes convivimos de cerca con niños tímidos (y me refiero en concreto a los casos de una timidez leve) sabemos que lo son sobre todo ante situaciones o personas desconocidas, aquellas que requieren un cierto nivel de esfuerzo o adaptación por su parte; pero una vez toman un poco de confianza y se tranquilizan, pueden ser sociables y extrovertidos, por lo tanto, diría que los niños tímidos necesitan tres cosas básicas:
  • Necesitan más tiempo: Más tiempo que el resto de los demás niños para adaptarse a la situación, tiempo para entrar en confianza, tiempo para observar más que interactuar, tiempo para poder hablar y dar su opinión..
  • Necesitan mayor exposición: Para lograr abrirse ante otros necesitan oportunidades frecuentes para interactuar con otras personas. Observar desde un “sitio de seguridad”cómo se relacionan otros niños, es probable que le invite a hacerlo, una vez que se sienta preparado.
  • Necesitan mejores recursos: Quizás sucede que el niño desea relacionarse, pero se siente algo torpe o poco hábil para hacer frente a algunas situaciones. Hay personas que tienen grandes recursos y son hábiles socialmente, para los que no, las habilidades sociales se pueden aprender y entrenar.

Después de todo…no es tal malo ser tímido
Ser tímido, es un rasgo de la personalidad, que puede cambiarse, modificarse y transformarse con el paso de los años y la madurez.
Me sorprende que muchas personas conocidas en varios ámbitos desde actores, científicos, poetas, personas que salen en los medios o se enfrentan a las masas, confiesan que ellos en el fondo se consideran personas tímidas, pero que saben disimularlo bien.. y yo diría utilizarlo a su favor.
Por lo tanto, no creo que la timidez, en un grado leve, sea como un cáncer que debamos de combatir o superar a como dé lugar. Si se sabe controlar, la timidez como rasgo de personalidad tiene algunas ventajas.

Ventajas de los niños tímidos:

  • Saben escuchar
  • Saben estar solos, pueden disfrutar solos o en compañía
  • Suelen tener un mundo interior más rico, fruto de pasar tiempo consigo mismos
  • Son más observadores
  • Suelen ser amigos fieles
  • No dicen cosas de manera impulsiva

Unos breves consejos para ayudar a tu hijo a controlar su timidez:

  • Anímale a que se relacione con otros niños, pero NO lo obligues, recuerda que necesita tiempo.
  • Propicia momentos de interacción social. Llévalo al parque, queda con amigos con hijos, frecuenta sitios donde os podáis relacionar en familia..
  • Ponle pequeños retos y felicítale por cada pequeño logro, como pedir un helado él solo, decirle a un niño si quiere jugar a la pelota...
  • Detecta qué tipo de habilidades sociales requiere desarrollar y entrénalas con el/ella.
  • Paciencia y comprensión, de eso, necesitamos grandes dosis.
controlar-la-timidez-psicología-infantil-escuela-de-padres


Creo que nuestros hijos tienen derecho a ser como son, con aquellos rasgos que los definen, nos gusten más o menos, sólo debemos guiarles para que estos rasgos se conviertan en escaleras y no en piedras de tropiezo para alcanzar aquello que desean.




¿Y tú que crees?

Katy Gutiérrez Herrera.




Te puede interesar también

4 Comentarios sobre el post

  1. Yo siempre he sido tímida y mírame ;)
    Eso opino :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Nadie lo diría, jejeejeje. Un besote

      Eliminar
  2. Me encanta el post. Ser tímido puede llegar a ser un handicap importante para los niños. Yo fui muy tímida. mucho. tanto que si alguien me miraba me paraba porque me daba vergüenza caminar. Cuando mi madre me mandaba a comprar el pan lo pasaba fatal. Y, de repente, en mi adolescencia. Algo pasó, pero no se qué que se me fueron muchos complejos y cambié totalmente. Dejé de ser tan tímida. Aunque mi autoestima tardó bastante más tiempo en subir algo jejeje Hay que comprender a los niños tímidos igual que hay que comprender a los celosos, a los rabioso, a los egoistas... Hay características de la personalidad de cada uno que no nos gustan, pero que no son fáciles de corregir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es un problema importante cuando te bloquea para ciertas cosas de tu vida... Poco a poco se va superando, yo creo. Lo importante es que a los peques no les afecte demasiado, es normal también que tengan ese puntito de timidez, pienso. Cuando crecen y adquieren ciertas seguridades en sus capacidades eso va mejorando, al menos es lo que voy viendo con el mayor mío. Un besete

      Eliminar

Y tú, ¿qué opinas? ;)