el ratito de mamá

Juegos de mesa. Expectativas VS realidad.

lunes, mayo 30, 2016

juegos-mesa-niños-expectativas-vs-realiad

Me encanta ver esos anuncios llenos de casas ordenadas, espacios blancos, luminosos y grandes. Me encantan esos niños felices, sentados alrededor de una mesa, junto a sus padres de sonrisa blaaaanca como la nieve y abuelos juveniles. Todos preparados para echarse unas risas con el juego de mesa de turno. Todos respetando turnos, en armonía y amor. Echando la tarde (fuera llueve, por ejemplo, y hay que llenar las horas- ¡horas! - jugando a algo súper-chachi-mega-divertido).

Pues sí. Todo eso te lo crees cuando estás embarazada, cuando gatean, cuando comienzan a andar... Pasas los años deseando que llegue el momento ese que has visto en la tele. Vives ansiando la llegada del primer juego de mesa con el que pasar las largas tardes de lluvia... Sueñas con ese momentazo.

Y eso llega.

... Y no puedes llamarle "momentazo".

Porque cuando lo intentas tú, con dos niños, la tarde que se prometía tranquila y diver se convierte en el Armagedón. Y es que ya antes de sacar ningún juego, la elección del mismo se convierte en motivo de discusión y, llámame rara, pero empiezan a disiparse las ganas de ese momento en familia.
- Este.
- No, este.
- Qué noooooooo. ¡ESTE!
- A mí este no me gusta. ¡Me abuuuuurrrrrooooo!

Se aburre, dice, y no hemos empezado...

Ohm, ohm... Relax.

Finalmente se ponen de acuerdo (va, venga, les pongo de acuerdo, voy y cojo el que a mí me da la gana pero que no sea ninguno de los dos que han elegido ellos, ja, ja, ja, ja, que luego dicen que si el uno es mi hijo favorito y tal, ya sabes). Nos sentamos en el sofá, alrededor de la mesa, sacamos los cachivaches... Y comienza el juego.

juegos-de-mesa-humor-desastre

Los primeros minutos pasan bien, pero porque la partida deloquesea no ha terminado. Incluso, cuenta la leyenda, se oyen risas...
Pero alguien va despuntando, alguien va a ganar. Es Marido el que va a ganar. Se masca la tragedia.
Gana.
Grita.
Gritan los niños. Que si no vale, que si vaya morro, que si es que él es más mayor, que si ha hecho trampa... Vale, repetimos. Ya intentas hacerte la torpe (no me cuesta mucho, realmente lo soy) para no ganar a nadie. Pero, sinceramente, ¿qué puede ser peor que que te gane papá o mamá? ¡Pues que te gane tu hermano! Y si el hermano que gana es el pequeño ya es el drama más grande de la historia y lo del Titanic se vuelve una minucia.

Y eso es lo que sucede. Ves, a cámara lenta, cómo el pequeño gana eneljuegoquesea. Alza los brazos, ¡bieeeeeen! ¡Toooomaaaa! Y el mayor se desploma hacia atrás, con una mezcla de sentimientos que se englobarían en una nueva emoción para El Emocionario "cabretración" (mezcla de cabreo y frustración). Tonta de ti piensas que la situación volverá a normalizarse y podréis, al menos, echar otra. No, ya el mayor no juega.

¿Cambiamos de juego? Bueno, venga. Y, como si hubiésemos entrado en un bucle espacio temporal, parece que la historia se repite y no avanzamos en esa "tarde de la marmota". La frase tan de madre "es que cuando no es el uno es el otro" cobra todo su significado. Y ya solo quieres guardar los juegos y enviar una enérgica queja a las empresas de publicidad por publicidad engañosa. Ni espacios blancos, ni impolutos, ni alfombras mullidas en el suelo, ni abuelos que practican yoga y hacen posturas imposibles sobre la dichosa alfombra para jugar con sus nietos... Esos niños rubios de ojazos azules como el mar sonriendo aunque pierdan, alegrándose de modo sincero por la victoria de sus hermanos, aunque el tolai haya perdido veinte partidas...

juegos-de-mesa-familia-nervios-competitividad-realidad-vs-expectativas


Es el momento de echar mano del plan B....

- ¡Niños, ea, a la bañera!

Así puedes entretenerles un ratito... ¿O no?

¿Qué tal son vuestras tardes de juegos de mesa? ¿Terminan bien o como "el rosario de la aurora"?


Te puede interesar también

18 Comentarios sobre el post

  1. Jajajajaja ahora que lo dices sí que es algo asó, pero volvemos a caer en la misma piedra porque nos divierte jugar a pesar de los pesares. Cuando pierde el pequeño abre la boca para bramar a lágrima viva que no es justo, que le hemos hecho tramap, que no nos quiereeeee. Y cuando va perdiendo el mayor simplemente abandona el juego, le obligamos a acabarlo y no veas que infierno aaaarg jajajaja Pero hay días que se alinean los astros y les da igual ganar o perder porque se lo están pasando en grande ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JJajajajaja, todo sea x esos días en los aue los astros se alinean, jajajajaja. Un beso

      Eliminar
  2. jajaja en nuestro caso soy yo el que se aburre, porque cangrejito le gusta jugar una y otra, y otra, y otra y yo me duermo me amodorro jajajaja quizás porque es sólo él, ya veremos ahora que se unirá bebécangrejo jajaja este no para se querrá comer las fichas jejejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, cuando se una bebécangrejo verás qué juerga, jajajajaja. Un beso

      Eliminar
  3. ¿Qué juegos de mesa eran, concretamente? Tal vez no fuesen los adecuados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jenga, tragabolas, el Uno (solo con el mayor)... Jajajajaja. Hay días buenos eh? Gracias x el interés :).

      Eliminar
  4. Has probado juegos de mesa cooperativos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a tener que probarlos sí... Gracias

      Eliminar
  5. Aquí hay una norma: jugamos para divertirnos y el primero que llore o se enfade se acabó el juego. Las primeras veces era un dramón porque después de guardar el juego sobre todo el pequeño la liaba más todavía. Pero según va creciendo ha aprendido la norma y juega sin problemas. Si pierde vuelve a intentarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí igual, ya saben que el juego es algo divertido, si se enfadan es que ya no es divertido, así que, se acabó...pero nos está costando un poco... Ainsss

      Eliminar
  6. Jajaja Yo todavía no he llegado a esa fase, pero estaba deseándolo porque mi marido y yo somos muy fan de los juegos de mesa. Pero veo que no va a ser tan idílico como pensaba... Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, espero que los tuyos se lo tomen mejor, pero la verdad es que, al menos al principio...cuesta... Luego hay días, jajajajaja. Un beso

      Eliminar
  7. Somos DISASTEREST GENERATION y que nadie nos intente engañar.
    En cualquier casa con niños, cuando se vislumbra el ganador de un juego de mesa se masca la tragedia.
    Yo es que no soy muy de juegos de mesa, no tengo paciencia.
    Solo me gusta el Trivial, bueno, me gustaba.
    Si echase una partida ahora, posiblemente me dormiría.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, a mí ni fú ni fá, ahora hay días que tiemblo cuando dicen de sacar uno... Si es que es normal... Un beso

      Eliminar
  8. Jajajaja, son casas y familias muy Pinterest, pero la realidad es otra. Yo tengo programado 30 minutos al día para jugar juntos. Antes de cenar y después de la ducha. Pués por H o por B, de 7 a la semana como mucho jugamos 2 y a veces ni eso ... o estudiar, o llegar tarde o un imprevisto nos hace alterar los planes. Y claro, tampoco hay que forzar el horario, que jugar es para divertirse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente, jugar es para divertirse... Para enfadarse y pasarlo más se guarda, jejejeje. Lo que pasa es que hay que insistir, verdad? Porque tienen que aprender a ganar y a perder... Uf, chuca, si es que luego entre las tareas y los compromisos de los niños... Madre mía... ¡No da tiempo a nada! Un beso

      Eliminar
  9. ¡Ay! Aun no he llegado a los momentos de los juegos de mesa porque Yago tiene 2 años. Pero, ya se lo que me espera. Me he reído mucho. ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, bueno, igual con uno solo la cosa es más llevadera, pero es que con los hermanos es horrible, chica, jajajajaja. Un besete

      Eliminar

Y tú, ¿qué opinas? ;)