el ratito de mamá

Celebrar el cumpleaños en un Parque de Bolas

lunes, mayo 09, 2016


parque-de-bolas-celebrar-cumpleaños-niños-infantil

Se han convertido en un recurso muy socorrido, ¿verdad? Ya no existen nada más que Parques de Bolas, los niños, sin bolas de por medio parece que ya no se divierten... Aunque, bueno, sé de gente (aunque quizá sea una leyenda urbana) que en un alarde de innovación y creatividad van aún más allá: celebran los cumples en Burger King o McDonnals (uaaaaaala). Ya no seleccionamos a los cuatro o cinco amiguitos que realmente interactúan con tus hijos para darles unas medias noches de jamón york (sí, sigue existiendo, aunque ahora se lleva más el pavo) y queso en nuestra casa y que luego jueguen en la habitación de nuestros peques. Ahora me río yo de los invitados a las bodas... Si no reúnes a unos 30 niños (en clase son 25, no me salen las cuentas, me sobran niños) el cumple de tu vástago no será trending topic.

Parques de bolas que proliferan como setas. Local cerrado, local que reabre como parque de bolas, le han ganado la batalla a los negocios chinos, no te digo más. En rapidez, no en espacio, que aquellos han de tener unos cuantos metros más, claro, para que sean cómodos para los niños pero incómodos para que los padres se reúnan. Es la eterna paradoja. Porque, cuéntame, en cual de ellos has estado realmente a gusto sin hacer maniobras imposibles con las sillas, sin recibir pelotazos o, directamente, en los que hayas pillado con tranquilidad unas aceitunitas...

Mi experiencia con las celebraciones de cumpleaños en parques de bolas me indica que el 99.9% de los niños creen divertirse en estos cumpleaños peeeeero, es todo un engaño, una ilusión. ¿Por qué? Pues porque lo que ellos quieren es jugar todo el rato, no que venga el adulto-tostón a decirle que posponga la pelea de bolas porque hay que ir a merendar y (lo peor) que si no te comes toda la salchicha o pizza recalentada no vas a jugar (¡eh! amenazas las justas)... 

Vuelven al juego. 

Vuelve a interrumpir el mismo adulto para decirle al cumpleañero que vamos, fuera de la cama elástica, que hay que disfrazarse (¿pero estamos en carnaval o qué?) y que pintarse la cara y que... Qué estrés. "Mamáaaaaaa, foto, foto" grita el hombre-mujer encargado de hacerle eso disfrazar a tu hijo/a. Casi te dan ganas de mandar a la típica madre que siempre-se-lleva-la-Réflex-pensando-que-es-fotógrafa a que haga las fotos. Pero no, por el qué dirán, sacas el móvil y tiras per-so-nal-men-te fotos como si tu hijo nunca se hubiese disfrazado de pirata o princesa.


pirata-princesa-disfraces-cumpleaños-parques-bolas

El peque cree escapar tras el shooting fotográfico... Tseeeeee, criatura, dónde vas... Que toca la tarta.

Sopla. "Que no cumple uno, que no cumple dos..." es la cancioncilla que ha entrado, directamente, al número uno de los 40 Principales.

Intenta huir.

Tseeeee, criatura, dónde vas, que te toca el momento vergüenza que te den los regalos.
"A veeeeer, que se acerque Maríiiiiiia". María le da el regalo, se va. Se lo impiden. "Dale un beeeeeeso". Y todos los padres hacemos un "ohhhhh", como si hubiese salido de la niña, así, de modo espontáneo y natural, demostrarle afecto a tu retoño.

¿Ya? Sí, ya termina el momento regalo y ¡a jugaaaaaar!
Pues no, te jodes.
A ponerse las zapatillas, beber agua como si no hubiese un mañana, a coger la bolsita de chuches y...

... PA'CASA.

¿Cómo celebras los cumpleaños de tus peques?


Te puede interesar también

16 Comentarios sobre el post

  1. Realmente en un recurso, imposible que yo traiga a casa a toda la clase, pero ni a los cuatro o cinco con los que más juega, es lo que tienen los pisos pequeños. Su pongo que dependerá del sitio, pero cangrejito si el sitio es grande se lo pasa pipa, paran dos minutos a merendar, si hay merienda y luego para los regalos, el resto del tiempo no lo veo.
    Yo lo celebraba en casa y en la calle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el recurso estrella y por eso, precisamente, hay tantos. Hay algunos en plan "al por mayor", exagerado: tienen que hacer cola para saltar en las camas elásticas, cola para coger una morito, cola para los bolos... Está claro que luego les preguntas y han sido los más felices, jajajajaja. La casa de mi madre no llegaba a los cincuenta metros cuadrados y sí nos metíamos en ella mis amigas y yo ¡y tan felices! Esto ya ha cambiado y no hay vuelta atrás.. Jajajaja. Gracias por pasarte por aquí ¡qué madrugador! Un abrazo

      Eliminar
  2. Jajaja... Me parto. He vivido esos cumples como mamá invitada y la pereza es importante. Entiendo que los pisos son pequeños y hay muchos niños en la clase, pero yo propondría algo innovador: NO INVITAR a toda la clase, leñe... No sé si en el cole me libraré, de momento en la guarde me ha salido fenomenal.
    Eso sí, si al final me convencen a las bolas, exijo que cada niño le haga un regalito friki al mío. Al menos saco algo en positivo...
    Jeje
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Julia! y yo tengo suerte que no hacemos lo de "celbrarlo con toda la clase", aún así, hay niños invitados por compromiso, porque se antes han invitado al tuyo.. es un mundo. Pero al mayor ya le voy viendo grande para estas cosas, habrá que pensar algo nuevo para el octavo cumpleaños. Un besote

      Eliminar
  3. Que razón tienes!
    Donde quedaron esos cumpleaños en los que sólo se juntaban los amigos y no la clase entera con hermanos y todo?
    Ahora es una competición por ver quien da el regalo más molón, por ver quien hace la fiesta más chula y como ves... todo ego de los padres/madres.
    Y que quede entre tu y yo... ODIO la cancioncita de "Qué no cumple uno..." 😂

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre tu y yo, también te confesaré que la odio, jajajaja. En los cumples se está imponiendo el "regalo conjunto", que , en nuestro caso, no lo hace nadie, le dan el dinero a la madre y ella compra. Ayyyy...

      Eliminar
  4. Yo nunca he ido a parque de bolas aún porque quizás aún no vamos a cumples y el de Rosquis lo celebré en una cafetería con sala de juegos, jejeje, me ha hecho gracia el post. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengas prisa, Sonia, jajajajaj, ya te llegará el momento. Yo el del pequeño aún no lo he celebrado con amiguitos, ¡de una que me libro! disfruta. Un beso

      Eliminar
  5. Parque, parque de bolas no hemos ido, nosotros alquilamos espacio 120 m2 en el que tiene una parte de bolas... tengo que decir que organizarlo me deja ko y mis hijos no se han abrochado el cinturon del coche y ya duermen... los oidos descansan cuando la fiesta acaba!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No me extraña que termines ko.... Yo no lo organizo y el parque de bolas me deja agotada... Vamos, el parque de bolas y el mes siguiente que te tiras celebrándolo, jajajajaja. Un beso

      Eliminar
  6. Jajajaja es así tal cual. Me partooo

    ResponderEliminar
  7. ¡Jajajajaja! Me parto contigo. Es que aún no he llegado a esa fase porque Yago es muy pequeño, pero me tocará...Y...¡Vaya estrés de cumpleaños!Gracias por el post. Me ha gustado mucho. ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, todo llega, sé la ilusión que te hace, jajajajajaja. Un beso!

      Eliminar
  8. Precisamente el próximo lunes hablo de esto en un artículo sobre la revisión de la infancia, de ayer y hoy, y el tema cumpleaños es uno de ellos. Yo también pienso que es mejor menos niños y más contacto cercano que ir allí con mogollón de críos con los que al final casi ni interactúas. Pero bueno, es un recurso a tener en cuenta cuando otra alternativa no es posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ha impuesto mucho y, al final, compromisos y tal... Pues te juntas con un montón. Los peques lo ven como lo normal, claro... Pero lo ideal es ir seleccionando a los peques que son realmente amigos... A ver si el próximo año lo logramos... Jajajaja. Un beso

      Eliminar

Y tú, ¿qué opinas? ;)