escuela de padres

Fracaso Escolar: Lo que no sabías y lo que podemos hacer para evitarlo

miércoles, marzo 30, 2016


Fracaso escolar…fracaso en general, es una palabra desagradable, implica que no llegamos a la meta que nos habíamos propuesto, implica sueños rotos, desilusión con uno mismo, sensación de incapacidad, rabia, que hemos decepcionado a los demás. No quisiéramos que esto les ocurriera a nuestros hijos, sin embargo en España cerca de un 21% de chicos y chicas fracasarán o abandonarán los estudios prematuramente...



¿Qué sabemos acerca del fracaso escolar? ¿Cuáles son las causas? ¿Podemos hacer algo para evitarlo?

Me gusta mucho la definición de F. Alberca:
"El fracaso escolar es la situación académica en la cual un alumno no es capaz de seguir el ritmo normal de estudio del resto de sus compañeros y no logra los resultados esperados acordes a su capacidad intelectual."
En base a esta definición y tomando en cuenta algunos datos estadísticos, podemos desmontar algunas ideas erróneas con respecto al fracaso escolar:

Éxito escolar no significa sacar buenas notas.
Si los resultados van en función de la capacidad intelectual propia de cada chico y no de la media respecto a su edad, un aprobado en una materia que es especialmente difícil para alguien, puede ser una excelente nota.

Fracaso escolar no significa poca capacidad intelectual.
De hecho, muchos de los chicos que fracasan y terminan abandonando los estudios tienen un coeficiente intelectual normal o incluso por encima de la media.

Fracaso escolar no significa tener dificultad en todas las materias.
No todos valemos para todo. Existen casos de abandono escolar por tener dificultad sólo en algunas materias, mientras que en el resto podrían tener un buen desempeño.


Fracaso escolar y género

Los chicos presentan una tasa de abandono superior a la de las chicas (25,6% respecto a 18,1%). De hecho, las niñas sacan mejores notas desde la primaria, concluyen estudios universitarios (47,8%) y tienen en general un mejor desempeño escolar. Sin embargo, esto no significa que ellas consigan mejores trabajos o que les paguen más.
El fracaso escolar no conduce irremediablemente a fracasar en la vida.
Existen muchos casos de genios, poetas, escritores, inventores que no tuvieron un buen desempeño escolar, muchos de ellos fracasaron. Sin embargo, supieron explorar otro tipo de habilidades, pulir sus talentos y lograron sacarlo al mundo.

Einstein es el ejemplo más claro de fracaso escolar. Su familia creía que tenía algún tipo de retraso mental porque era demasiado lento. Sus profesores le auguraron que nunca sería nada en la vida. Era tímido y ensimismado. Fue expulsado del colegio. Suspendió el examen para ingresar a una escuela técnica. Consiguió un trabajo mediocre como funcionario en la oficina de patentes en Berna y allí se hubiera quedado, sino fuera por una serie de casualidades de su entorno como encontrar a las personas correctas que pudieron ver su talento, ingresar en un centro de estudios donde se sentía cómodo y no estaba en constante presión, tener acceso a libros e información de su interés…hasta que, tras mucho pulirse, pudo dar forma al talento que llevaba dentro.

Son varias las causas del fracaso escolar y de muy variada índole: pueden ser del propio chico o chica (timidez, indisciplina en los estudios, falta de atención, problemas personales..), del entorno educativo (situación de pobreza, falta de motivación de los padres, problemas familiares...), y/o del sistema educativo (sistema rígido, estigmatizante o que no cuadre con su personalidad).
¿Cuántos chicos con un enorme potencial y con tanto que aportar al mundo (como Einstein) han fracasado escolarmente por cualquiera de estas causas y terminan trabajando de cualquier cosa, frustrados y con sueños rotos?
Según F. Alberca detrás de la mayoría de los fracasos escolares, está la falta de: motivación, estimulación y baja autoestima.


Prevención: la mejor fórmula para evitar el fracaso escolar.

Los niños pequeños tienen un interés natural por aprender, por conocer el mundo que les rodea, tienen “hambre” de estímulos. Así que, cuanto antes empecemos a motivar, estimular y favorecer una adecuada autoestima, más estaremos vacunando a nuestros niños contra el fracaso escolar.
Estas son algunos elementos para ayudar a nuestros hijos a desarrollar su potencial:

Aplicar lo que aprenden a la vida real. Se trata de llevar a la práctica cualquier conocimiento, hacerlo cotidiano, que puedan ver su utilidad y que forme parte de su día a día.
Buenos hábitos. Dedicar un espacio diario para aprender o practicar cosas nuevas, incluso aunque no le gusten tanto, así vamos creando buenas rutinas y disciplina.
Espacios adecuados para el estudio. Crear un sitio concreto dentro de casa, ordenado, alejado de distracciones, con su material básico, que le estimule a aprender.
Lecto-escritura. El hábito de lectura es el mejor predictor de éxito escolar, eso dicen los estudios. Entre más rápido aprendan más “enganchados” estarán a los libros.
Atención y concentración. Buscar lo que es interesante e importante para ellos y reforzarlo.
Memoria. La repetición y la puesta en práctica de lo que aprenden es una buena forma de ejercitar la memoria. También existen muchos juegos para estimular la memoria.
Encauzar, no criticar. Nunca he conseguido nada cuando sólo me dedico a criticar y señalar lo que no ha hecho bien mi hijo. Conseguimos más reforzando sus pequeños logros y motivándole a “no tirar la toalla” Si detectamos que nuestro hijo presenta dificultades en ciertas materias, es mejor consultarlo y pedir ayuda. Entre antes, mejor.
Cuidando su imagen personal y el concepto de sí mismo. Cuidando su autoestima, empezando por el concepto que tenemos de ellos mismos.
Detectar cuáles son sus habilidades y qué se le dificulta. Hay tareas que las tendrá que hacer, le gusten o no, tan sólo como “requisito” para avanzar al paso siguiente. En cambio habrá otras que tenga un talento natural para hacerlo. Sería bueno identificarlas para apoyar de la manera correcta.
Actuar antes de que el problema sea demasiado grande. Hay conocimientos como las matemáticas que son apilables, es decir, un concepto es la base para entender el otro y luego el otro. Si la base de ese conocimiento no está bien reforzada, llega un punto que se cae la torre entera. No esperemos a actuar, una vez que la torre se caiga, reforcemos las bases, aunque tarden más.
Atentos a problemas en el colegio, profesores. Es importante conocer a los profesores y preguntarles acerca de sus dificultades tanto en las materias como su desenvolvimiento en general.
Procurar un clima familiar estable. Un clima tenso, lleno de estrés no es compatible con un buen desempeño escolar.

Si como padres visualizamos a nuestros hijos como personas con mucho potencial y llenos de talentos, es más fácil poderlo trasmitir y así motivarle a que sigan explorando sus habilidades.
No tienen que ser buenos en todo, sólo tienen que aprender a conocerse y ser la mejor versión de sí mismos… por lo menos, seguir en el camino, aunque tengan que tropezarse cientos de veces.

Katy Gutiérrez Herrera​





Te puede interesar también

12 Comentarios sobre el post

  1. Me ha encantado tu artículo, Katy! Muy certero y completo. Me gusta mucho como desmitificar esa losa enorme que pesa hoy sobre el mundo de la docencia, el fracaso. Me ha encantado conocer tu blo, lo suficiente para suscribirme a tu newsletter!!! Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elvira, un honor que te haya gustado el blog. Este artículo pertenece a la Escuela de Padres donde escriben dos compañeras blogueras y psicólogas; en este caso el artículo es de Katy, del blog De Orugas y mariposas,mun blog que también te encantará. Un abrazo!

      Eliminar
  2. Que buen post. Muchas gracias. Aunque a veces es muy difícil aplicar todos esos tips. El estrés diario no es tan fácil de combatir. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, vivimos en un mundo de muchas prisas y de mucha ocupación. Por eso el rato que pasemos con los peques ha de ser de lo más fructífero intentando prestar atención a todo lo relacionado con el colegio y con sus pensamientos y sentimientos. Es difícil pero nos necesitan. Un beso guapa!

      Eliminar
  3. Muy completo post, pienso que refleja muy bien la realidad. Al tener un niño aún no escolarizado lo veo más lejos, pero sí muchas veces pienso si será estudioso, si se adaptará, etc. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos alegra que te guste y, sobre todo, que pueda darte pautas para que el día de mañana puedas prevenir una situación así. Un besote

      Eliminar
  4. Estupenso el post! Había cosas que no sabía y otras sí. Una persona muy cercana, dejó los estudios teniendo altas capacidades y sin duda no ha sido sinónimo de fracaso en la vida, tiene una familia estupenda y un trabajo de responsabilidad, que le encanta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, fracaso escolar es fracasar en los estudios, no tiene por qué extrapolarse a todo en la vida. Nos alegra que te haya gustado. Un beso!

      Eliminar
  5. Es un post completísimo que además introduce el concepto que a mí más me interesa y que es es que el fracaso escolar no significa fracasar en la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Katy da en el clavo con este estupendo post: el fracaso escolar no es una condena de por vida! Se puede ser exitoso en ella aunque en los estudios (x la razón que sea) no se ha sido excesivamente-o nada- brillante. Gracias x pasarte x aquí. Un beso

      Eliminar
  6. ¡Muy buen artículo! ¡Felicidades!

    Hay un aspecto, que muy pocas veces se tienen en cuenta, y está directamente relacionado con el rendimiento escolar: la calidad visual del alumno (y también es válido para las personas adultas, en su desempeño profesional). Por desgracia, la mayoría de los colegios españoles no se valora lo suficiente. Nosotros, en los que tenemos cerca, lo están empezando a hacer. Son muchos los padres, que tras la terapia pertinente, el rendimiento escolar mejora mucho, y lo único que se ha hecho es corregir los problemas de visión que tuviera.

    Si quieres más información, puedes visitar: http://www.opticacalvo.com/terapia-visual.html

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Sí, seguramente sería un tema a tener en cuenta también, como tantos otros de salud (problemas auditvos)... Gracias por comentar y enriquecer los comentarios. Un saludo

      Eliminar

Y tú, ¿qué opinas? ;)