escuela de padres-psicología-miedos-niños-infantiles-colaboraciones

Miedos infantiles: ayúdales a superarlos

miércoles, enero 27, 2016


Miedo a la oscuridad, a las arañas, a los payasos, a las tormentas, a los exámenes, a los monstruos... ¿Por qué algunos niños tienen tanto miedo? ¿Desaparece con el tiempo? y ¿podemos hacer algo para ayudar a nuestros hijos a vencer sus miedos? podemos, hoy resolvemos dudas sobre los miedos infantiles.

“Dime lo que más te importa y te diré lo que más temes”

Sí, es muy desagradable sentir miedo, pero nuestros temores nos hablan acerca de los pilares de nuestra vida, de lo que es importarte para nosotros, acerca de lo que nos da seguridad o nos hace sentir bien… Y de lo que pasaría si esto cambiara.

¿Cuáles son tus miedos como madre? ¿Cuáles fueron tus miedos en el embarazo? ¿Y tus miedos en la infancia o en la adolescencia?

Entonces, ¿sirve de algo tener miedo? SÍ.

El miedo es como un mecanismo de alarma que nos alerta cuando estamos ante un posible peligro o amenaza.

El miedo también es útil porque evita que corramos riesgos innecesarios y nos impulsan a evitar el peligro, igual que un sistema de seguridad.

Una cantidad moderada de miedo puede motivarnos para aprender cosas nuevas, por ejemplo, superar el miedo al agua antes de nadar.

NO es lo mismo tener miedo que tener ansiedad.

Experimentamos miedo cuando percibimos una amenaza puntual y concreta hacia algo o alguien que puede poner en riesgo nuestra seguridad.
En cambio, la ansiedad es una respuesta general de temor, de la que no siempre es fácil de identificar, ya que puede ser una percepción de amenaza que pudo haber surgido en el pasado o suceder en el futuro. Es como si su mecanismo de alarma se activara constantemente y ante hechos que no son potencialmente peligrosos.

Diferentes etapas en la infancia, diferentes tipos de miedo.

Es frecuente que los niños tengan miedo, es parte de la condición humana. La buena noticia es que muchos temores infantiles desaparecen por sí solos, sin tratarse, con el transcurrir del tiempo, lo que permite al niño madurar y aprender a superarlos.


  • Los miedos de los bebés de hasta dos años de edad se relacionan con ruidos fuertes, a extraños y a la separación de los padres. Cuando tienen entre 3 y 5 años, los miedos se relacionan más con la oscuridad, las personas disfrazadas, a sufrir daños físicos y heridas.
  • En la etapa escolar, de 6 a 8 años, disminuye el miedo a ruidos fuertes y personas disfrazadas, pero aparecen otros miedos como el de seres imaginarios (brujas, fantasmas, extraterrestres), tormentas, soledad y temas relacionados al colegio.
  • A partir de los 9 hasta los 16 años, disminuyen algunos miedos como el de seres imaginarios, la separación o la oscuridad, pero aumentan los miedos relacionados con la escuela (exámenes, suspensos), aspecto físico, relaciones sociales o muerte.




infografía-miedos-niños-psicología-edades-escuela-de-padres-gololytoin-blog



¿Por qué hay niños especialmente miedosos?

Si tienes un hijo propenso a tener miedo, es porque seguramente tu hijo tiene mucha imaginación, es muy impresionable y/o tiene un carácter muy sensible.
Algunos niños se vuelven miedosos a raíz de sufrir alguna experiencia negativa, por ejemplo, le tienen miedo a los perros a raíz de que les mordiera uno.
Otros, no lo han vivido, pero según se ha comprobado en estudios, también se puede adquirir miedo observando o escuchado experiencias atemorizantes. En el ejemplo del perro, un niño puede adquirir fobia a los perros, de observar cómo un perro ataca o de escuchar historias y advertencias acerca del peligro de los perros.

10 pautas sencillas para ayudar a tus hijos a mantener los miedos a raya.

  1. Identifica si hay ciertas películas, cuentos, programas de televisión que le generan posteriormente miedo a tus niños y evítalos.
  2. Supervisa que los juguetes y los videojuegos sean aptos para su edad, ya que, muchos de estos pueden contener imágenes violentas.
  3. Quieres proteger a tu hijo, pero vigila si tus mensajes y frases están cargadas de angustia y miedo como: “Te vas a matar si te subes allí” y cámbialas por frases que animen, a la vez que adviertan del peligro como “Ya sé que eres muy valiente, sólo ten cuidado aquí y dime si necesitas de mi ayuda”
  4. Mantén abierto siempre el diálogo con tus hijos para detectar cualquier problema en el colegio, con algún amigo, si hay celos, envidia y poder actuar en consecuencia.
  5. Prepárale para enfrentar acontecimientos difíciles o situaciones nuevas, en la medida de lo posible.
  6. Enséñale técnicas de relajación y de respiración para utilizarlas en momentos difíciles
  7. Ayúdale a construir frases que le aporten seguridad o sensación de control como “Soy capaz de quedarme a oscuras” “Soy una chica valiente” “Dios está conmigo y cuida de mi”
  8. Cuéntale historias agradables, selecciona lecturas infantiles apropiadas, especialmente la de niños que superan un miedo o dificultad.
  9. Desafíalo a vencer poco a poco situaciones que le provocan cierto temor
  10. Resalta aquellos comportamientos valerosos de tu hijo y en cambio resta importancia a sus manifestaciones de temor. Felicita y premia sus pequeños grandes logros.


No olvidaré la cara de mi hijo cuando superó su miedo a tirarse por un tobogán o la primera vez que se metió sólo en la piscina sin miedo o el día que durmió solo toda la noche. Muchos miedos con la madurez, su esfuerzo y algunos empujoncitos, se superan, otros no.

Cuando un niño sufre mucho por sus miedos e interfiere en su desarrollo o calidad de vida, es momento de consultar con un especialista, muchos niños logran superarlos con ayuda profesional.

¿A qué le tienen actualmente miedo tus niños? ¿Cómo les has ayudado?


Katy Gutierrez Herrera





Te puede interesar también

10 Comentarios sobre el post

  1. Es una entrada súper útil. Aunque en mi opinión, algunos padres crean miedo para controlar a sus hijos, me explico mejor: "como no te estés quieto va a venir el coco", o "si no te comes toda la verdura voy a llamar a la bruja", y varios ejemplos de ese tipo. Y claro, luego los niños se comen la verdura por miedo a la bruja, no por placer ni superación. ¿Qué opinais de estos comportamientos paternos? ¿Cómo se pueden cambiar? Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola May, efectivamente, a través de lo que escuchamos también podemos contraer miedos y si los padres somos la referencia y las personas que más confían nuestros hijos, es fácil, que lo crean. En lugar de una educación basada en el miedo, es mejor optar por frases en positivo como "Si te comes esa verdura, crecerás y podrás correr muy rápido" Saludos y gracias por comentar!

      Eliminar
  2. Mi hijo de 3 años hace tiempo que tiene miedo a los monstruos, hubo una temporada que nos hacía cerrar las puertas para que no vinieran de otras habitaciones. Desde hace poco también le asusta la oscuridad, supongo que relacionada con los monstruos, si no ve ¿quién le asegura que no hay un monstruo ahí?. Para ayudarle a superarlo le hemos puesto pelis de monstruos simpáticos y graciosos, ahora ya no se asusta tanto, pero aún queda algo de miedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maricarmen! Son miedos muy comunes y se dan más en niños que tienen mucha imaginación. Es buena idea lo que dices, cambiar la idea que tiene de los monstruos, lo importante es, no desistir y ayudarle a superar esos miedos, el tiempo y la madurez, harán el resto, saludos !

      Eliminar
  3. Genial entrada!! Mis hijos desarrollaron miedo a la oscuridad. Sin motivo aparente, sólo a la hora de dormir. Dejando la puerta abierta y una lucecita han ido generando más seguridad. Fuimos retirando gradualmente la intensidad de la luz y ahora es pequeña. Efectivamente, muchas veces sólo hay que dejarles que confronten sus temores, porque son adaptativos. Me ha encantado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Vanesa, me alegro que te guste la entrada y gracias por contarnos tu experiencia, nos anima a las demás escuchar que la mayoría de los miedos infantiles se van superando poco a poco

      Eliminar
  4. Cangrejito tiene miedo a la oscuridad, tampoco le gusta estar solo, si de el dependiera estaría siempre conmigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Papa Cangrejo, hablamos que los miedos vienen y van, no sé la edad de tu niño, pero cuando los miedos interfieren gravemente en la vida cotidiana e impide el desarrollo normal, se trata posiblemente de un trastorno de ansiedad, concretamente de ansiedad de separación..no sé en que medida tu hijo tiene ansiedad cuando no está cerca de sus padres y le impida convivir con otros niños o ir al cole..

      Eliminar
  5. Mis hijos también tuvieron mucho miedo a la oscuridad. Especialmente la pequeña, que estuvo durante mucho tiempo totalmente saturada cada noche, no había forma de consolarla. Se acabó cuando le pusimos una lamparita de la marca Pabobo que compramos en Eurekakids, y empezó a dormirse más tranquila.
    Martina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son de gran ayuda las lamparitas para que no estén totalmente a oscuras, aunque a veces las sombras que proyectan no ayudan mucho jejejeje. Un saludo.

      Eliminar

Y tú, ¿qué opinas? ;)