claves para controlar la frustración

10 claves para enseñar a tolerar la frustración

martes, enero 20, 2015

Estas navidades, durante las últimas compras, estando en la fila de la caja para pagar, tomamos una decisión que nos ha traído un pequeño problemilla... La cuestión es que tras ver la bonita peli de Big Hero 6, los peques se enamoraron de Baymax (y no es para menos). Viendo lo mucho que les gustaba, decidimos regalarles para Reyes un par de muñecos del súper héroe rojo. Pero a última hora, a punto de pagar, vimos un Spiderman negro que era lo que Toin le había pedido al Rey Mago que le atendió el último día de cole... Así que dejamos un Baymax y compramos el Spiderman.

Se huele el dramón, ¿verdad?

A pesar de que a Toin le encantó su nuevo Spiderman los ojos se le iban detrás de Baymax. Los ojos, primero y la mano después... Gololo protestaba porque Toin quería quitárselo, Toin tiraba al Spiderman y solo quería a Baymax. Y así durante todo el día. Hasta tal punto que papá se planteó el ir al día siguiente a por otro Baymax, la abuela también... Pero yo me negué.
Toin tenía el muñeco que había pedido y esto les servía para compartir y para aprender que hay veces que las cosas no salen como uno quiere.
Pero la frustración es algo innato en nosotros que no podemos evitar, sin embargo debemos enseñar a nuestros peques a manejarla y a aumentar su tolerancia para que de adultos no suponga un problema en su día a día. Así que hoy os dejo con 10 claves para enseñar a tolerar la frustración.


  1. DA EJEMPLO: Es la clave principal. Ellos imitan nuestros comportamientos. Si perdemos el control con facilidad ellos lo harán también. Si gritamos o golpeamos cosas cuando algo no sale como queremos ellos tomarán esas acciones como "normales" y "válidas".
  2. DECIR "NO": Han de acostumbrarse a que no se puede conseguir todo lo que piden o, al menos, no en ese mismo momento. Si aprenden a esperar serán más maduros y tranquilos.
  3. ENSEÑARLES A ESFORZARSE: A veces les ponemos las cosas demasiado fáciles (haciéndoselas, incluso, nosotros). Han de ser conscientes de que todo se consigue con esfuerzo y perseverancia, aprendiendo de los errores.
  4. NO DARLES TODO HECHO: Porque si no no cometerán errores, ni equivocaciones. El día que tengan que superar un problema no tendrán armas, puesto que nunca han tenido que solucionar nada por ellos mismos.
  5. TRABAJAR LA EXPRESIÓN DE LOS SENTIMIENTOS: Debemos hacerles ver que tanto la rabia como la frustración son completamente normales y no hay nada de malo en expresarlos, al contrario, verbalizar un sentimiento les ayuda a no sentirse un "bicho raro".
  6. NO CEDER ANTE SUS EXPLOSIONES O RABIETAS: Si comprueban que con sus reacciones desmedidas no consiguen ningún cambio en tu actitud, éstas irán disminuyendo poco a poco.
  7. BUSCAR OTRAS OPCIONES: Si ante un problema les enseñamos a pensar en posibles soluciones, estaremos haciéndoles un gran regalo, les daremos un arma muy importante como es el poder adaptarse a los cambios.
  8. ENSEÑARLES A PEDIR AYUDA: A veces intentan algo varias veces y no lo consiguen; sin embargo, no piden ayuda, prefieren gritar, tirar lo que tienen entre manos a pedirle a un adulto que les ayude a conseguirlo. Hay que hacerles ver que estamos aquí para ayudarles (no para solucionárselo todo).
  9. NO MENOSPRECIAR SUS PROBLEMAS: Desde nuestra perspectiva adulta la mayoría de los problemas, o situaciones frustrantes de los niños, nos parecen nimiedades; pero es importante empatizar con ellos.
  10. VALORAR SUS LOGROS: Siempre que consigan dominar una situación debemos reforzar positivamente su actitud. Esto les hará estar más seguros para continuar con esa misma actitud.

Recuerda lo importante que es tolerar la frustración: nuestros pequeños serán adultos con armas para sortear los obstáculos que, inevitablemente, surgirán a lo largo de su vida.
Y serán más felices.



¿Qué recursos utilizas con tus peques cuando se frustran? ¿Te sirven nuestras recomendaciones? ¡Cuéntanos! ;)


Te puede interesar también

16 Comentarios sobre el post

  1. Un post estupendo, me lo apunto y estudio que en nada me veo ahí... Muchas gracias guapa. La verdad es que cuesta hacerles entender que las cosas no pueden ser siempre como y cuando ellos quieren...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Uf! Sí que cuesta, aunque también depende del carácter del niño o la niña, pero vamos, que es un sentimiento normal que tenemos que enseñarles a canalizar. Espero que te sirva en un futuro! Un besote!

      Eliminar
  2. Genial, me viene de maravilla. Vikingo aún no razona mucho, pero estamos comenzando a intentar ayudarlo a que controle su frustración, que es mucha y con ataques repentinos de "me cargo media casa porque no me das lo que pido". Es duro, pero estoy contigo en que hay que enseñarlos a que ciertos sentimientos son normales y que se pueden expresar de otra manera. Me apunto todos tus consejos. Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pasan una edad de mucha ira cuando no lo logran, Toin se va relajando, pero le daba x patalear todo lo que pillaba... Y eso no se les puede dejar pasar como si nada... Han de ver que es normal que se enfaden, pero que si lo vuelven a intentar quizá el resultado sea mucho mejor y si no lo es han de expresarlo de otro modo. Un besote!

      Eliminar
  3. Bonito post, me ha gustado mucho, me lo apunto para lo que tenga que venir, un beso

    ResponderEliminar
  4. Un post muy interesante... ¡Aunque no me gustan ni la número dos ni la seis! Porque si no cedéis a nuestras rabietas y nos decís no... tenemos la guerra perdida jajajaja...

    ¡Un muackiles!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Claro que no mola, pero os hará ser adultos más felices ;). Un besote

      Eliminar
  5. Anónimo1/20/2015

    Me pongo a practicar la uno ya
    Azu

    ResponderEliminar
  6. Te felicito por no ceder de buenas a primeras en comprarle el juguete que quería, a veces las soluciones más rápidas a corto plazo, no son las mejores a largo plazo, un beso y buenas recomendaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Katy. La verdad es que a veces tendemos a solucionar las cosas en el momento poniéndoles un parche y, como bien dices, luego a largo plazo... El parche se cae! Me alegra que te haya gustado la entrada! Un besote!

      Eliminar
  7. buen post y buenos puntos para tener en cuenta :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Me alegro de q puedan servirte ;)

      Eliminar
  8. Me ha gustado mucho cómo habéis planteado este post y estoy contenta porque yo trato de acer exactamente lo que planteáis, más o menos. Y es cierto que el carácter del niño es determinante. Los míos tienen muchísimo, pero mucho. Muy cabezotas y temperamentales así que los dramones toman cuerpo de tragedias griegas como poco. Hay que tener la paciencia de un santo pero es verdad que al final, bien llevados, las cosas se encauzan.
    Reitero, me ha gustado mucho y las ilustraciones no sé de quiñen serán pero muy chulas. UN beso muy fuerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa! Me alegra especialmente que te guste este post, ya que como psicóloga entiendes del tema. Las ilustraciones son de banco de imágenes gratuitas, jejejejeje. Un besazo!

      Eliminar

Y tú, ¿qué opinas? ;)