diario de una premamá

Diario de una premamá (21)

lunes, septiembre 01, 2014

PASE DE MODELOS DEL MUNDIAL

Leo en Facebook el siguiente post de una amiga (mi matrona online): “No sé qué ponerme hoy… ¡Ah no! ¡que sólo me entra una cosa!” y me río.  Ella está embarazada de medio mes más que yo, y pienso que no ensancharé tanto en apenas 15 días como para que los leggins que me compré y las camisetas anchas no me den de sí. Pero el problema no sólo radica en el tamaño… si no en la variedad y me doy cuenta de ello enseguida.

 En unas semanas me gustaría acudir a la graduación de unas amigas y me doy cuenta de que no puedo ir a la cita con algo semejante a un chándal. Hombre por poder ir, puedo, pero teniendo en cuenta el postureo de las “fiestas de graduación” de esta provincia me podrían prohibir el paso al centro temiendo que mi intención real sea la de menudear en la esquina del centro educativo.

Mientras lucho contra mi tacañería empiezo a estudiar el armario para ver si encuentro algo con lo que cumplir… entonces me llega un whatssap.  Sandra, una excompañera de trabajo y gran amiga acaba de encontrar en su trastero la ropa de premamá que utilizó durante uno de sus embarazos y me empieza a enviar fotos por si quiero probarme algo.



Craso error. A la semana estoy en su casa recogiendo todos los modelos.  ¿Para qué voy a descartar ninguno? ¡Con lo bien que me lo paso yo probándome ropa! Llego a casa con dos maletones mientras Jota me mira con miedo cuando atravieso el umbral… “¿Hemos heredado más ropa de bebé?” me pregunta con cara de miedo y a punto de echarse al llorar al no saber dónde guardar tanta ropita… “Noooooo, pancho. Esto es pa´ mí” le contesto tan feliz sin hacer mucho caso a que sigue sin cambiar su gesto de horror. “Al fin y al cabo- contesta-  el destinatario es lo de menos. Es más ropa”.  Y traga saliva

A estas alturas ya he arrastrado las maletas a la habitación y comienzo a probarme ropa. Es gracioso porque nunca he tenido buen ojo para las tallas pero desde que estoy embarazada es que no acierto ni de lejos. Cojo los modelitos en el aire y pienso que eso me tiene que quedar grande por narices… JA. Que ni pintado. 

Descubro que tres camisas, dos pantalones, un vestido blanco y una chaqueta me quedan perfectos y empiezo con el pase de modelos hasta el salón, donde Jota me recibe con una amable sonrisa en las tres primeras ocasiones. Cuando veo que mi entusiasmo no produce en él la misma reacción me percato de que está viendo el primer partido del mundial de España. Y que vamos perdiendo… y no sólo el partido sino también la dignidad. Cuando escucho el cinco a cero, decido dejar el pase de modelos y comenzar a organizar todo.


El día que regreso de la graduación de mi amiga con mi flamante vestido blanco de premamá Jota me mira desde la mesa dónde está merendando. “Anda, qué vestido más chulo ¿cuándo te lo has comprado?” Me río. “El día del Mundial cariño, el día del mundial”.


Te puede interesar también

8 Comentarios sobre el post

  1. Lo peor es cuando tienes una boda. Ahi §i que no puedes ir en plan chandal.
    En fin si te sirve luego durante un tiempo aunque te valga tu ropa seguiras en chandal jeje. Que mala soy eh😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, lo de las bodas es una put... Jajajajaja. Sí, el chándal...esa prenda cómoda ;). Besos

      Eliminar
  2. jeje yo no lo pase tan mal con la ropa, porque me mude al armario de mi madre. Acabe con toda su ropa jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buen plan! Jajajajaja. Gracias x leernos y comentar!

      Eliminar
  3. jajajajaja me siento identificada contigo. Yo usé los vaqueros hasta que no dieron más de sí, después me pasé a los de premamá a disgusto, pero con las camisetas no doblegué y seguí usando las mías (porque eran anchas) y las que no, compré una especie de faja tubular que servía para no ir enseñando el ombligo y poder seguir usando las camisetas básicas estrechas que todas tenemos. Eso fue todo un acierto! Por si te sirve de ayuda...
    Hasta luego!

    Manuela.
    http://pika-picbroches.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Uy! Pues no conocía lo de la faja esa! Ya de mucha ayuda no me sirve, el peque nació el 28 de julio.. Jejejejeje. Pero x si nos animamos a otro lo tendré en cuenta. Muchas gracias x pasarte x aquí y comentar!

      Eliminar
  4. Jajajajajaja yo hice lo mismo "tu tráeme la bolsa y ya veré yo que me pongo" Me vino de perlas que me dejaran ropa, me daba mucha pereza comprar ropa premamá, no me gustaba nada y lo que me encantaba se salía del presupuesto. Tus modelitos son preciosos, yo también me habría llevado todos. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un consuelo el que te presten ropa, verdad? Jejeje. Un besito!

      Eliminar

Y tú, ¿qué opinas? ;)