diario de una premamá

Diario de una premamá (6).

miércoles, mayo 14, 2014


“HOLA, CARIÑO…”

Y llega la semana 12.

Es la semana de la primera ecografía oficial. Jota ha pedido el día libre para conocer en persona a su primer hijo. Se le ve alegre pese al madrugón. Le envidio. Yo, como siempre antes de una cita con cualquier médico, estoy nerviosa. Llegamos al hospital y tras unos minutos una enfermera sale para recoger el papel de la cita y ordenarme de forma seca que vaya al baño. “Acabo de ir en casa, no se preocupe”. Me mira con cara de incredulidad y vuelve a meterse en la consulta. Reconozco que en el preciso instante en el que cierra la puerta empiezo a notar ganas de mear y salgo corriendo al baño...

Cuando regreso, Jota me mira desde la puerta de la consulta y me dice que nos acaban de llamar. “Esto es como encenderse un cigarro esperando el autobús”, pienso.

Ya dentro me doy cuenta de que me han cambiado a la ginecóloga.¿Dónde está mi entrañable y amorosa médica?” me pregunto mientras la enfermera me dice que me ponga la bata “sexy” del hospital… al tumbarme Jota posa su mano izquierda en mi brazo y me sonríe tranquilizador.

Comienza la ecografía, nuevamente vaginal. “Esto en las pelis no es así, ¿dónde está el gel frío y la ecografía externa?”, me pregunto a mí misma mientras intento descifrar los gestos de la cara de mi nueva ginecóloga...
http://medicinadelaunerg.blogspot.com.es/

Con el ceño fruncido mira casi sin parpadear la pantalla, da a alguna tecla y sigue entornando los ojos. Al no haberla visto jamás no sé qué significa ninguna de sus muecas. Me giro y miro la cara de Jota, absorto en la pantalla, le veo concentrado pero feliz, muy feliz. Es la primera vez que ve a su hijo recuerdo, y me embarga la emoción. “ Jo, yo también quiero” pienso, aunque en este momento me conformaría con que alguien en la sala rompiera el silencio. Mataría porque me dijeran que va todo según lo previsto…
La “Nueva” parece escuchar mis pensamientos y se gira hacia mí: Perdona, está todo bien. Es que tengo mucho que medir” me dice. Me hago la guay y le contesto “Tú tranquilaaaaa, tú mide, mide… lo importante es tu trabajo ahora” suspiro aliviada. Desde que ha abierto la boca la Nueva me cae bien.


Un cuarto de hora o un siglo después más o menos, llega el momento de ver a Lentejita. Gira la pantalla y allí está otra vez, el pequeño saltamontes que no para quieto. A riesgo de romper el climax pregunto a la Nueva que si en esta ocasión nos va a proporcionar una foto de Lentejita ya que varias amigas me han comentado que en Asturias han dejado de darlas. Me rompe todas las esperanzas cuando me dice un tajante “no”. Le pregunto entonces si puedo hacer una foto con el móvil, a lo que se niega aún más contundentemente y un tanto escandalizada…. Un poco de bajón decido aprovechar los minutos y contemplar la imagen de mi bebé (entre otras cosas porque no voy a tener un recuerdo fotográfico del momento) y me concentro en la pantalla.




Se ve que tanto Gran Hermano empieza a molestar a Lentejita e intenta tapar nuestra visión con su mano izquierda (y sus cinco preciosos y genial formados deditos). Este gesto, que bien podría entenderse como “No más fotos por hoy” lo reinterpreto como un saludo, por lo que acabo diciendo en alto “Hola, cariño…”mientras también agito la mano hacia la pantalla.


Una vez finalizada la ecografía, me visto y veo como Jota mira de reojo y con un poco de rencor a la Nueva… Nos estamos despidiendo de ella cuando me percato de la razón de su mirada. La Nueva está recortando un par de fotos del bebé para adjuntarlas al informe de Lentejita… Pienso que el copy right del bebé es de nuestra propiedad y que al menos, pese a los recortes en Sanidad, nos deberían mandar por email una instantánea. Salimos convencidos de hacernos en un futuro próximo una eco en 3 ó 4 D para guardar un recuerdo de Lentejita, aunque en verdad dudo que ninguno de los dos nos podamos olvidar nunca de una imagen: la primera vez que nuestro hijo nos saludó con su manita.

Te puede interesar también

1 Comentarios sobre el post

  1. Anónimo5/17/2014

    Lo de la manita era que os decía "Hola papis". Este niño es genial jejeje

    ResponderEliminar

Y tú, ¿qué opinas? ;)